Los postres no solo hacen que una comida sea más emocionante. En general, los postres son alimentos simples que tienen la capacidad de hacer la vida un poco más dulce de lo habitual. Los pasteles y tartas están en la parte superior de la lista cuando se trata de esto. Sin embargo, además de las tortas y tartas, hay otros postres que son realmente irresistibles al paladar. Uno de los cuales proviene de Dinamarca. Lo llaman Fruit Danish.

¿Qué es una pastelería danesa? ¿De dónde vino exactamente? ¿Qué tan saludable es?

Básicamente, se decía que una pastelería danesa se originó en Viena y es popular como un dulce de pastelería. Se llamaba wienerbrod, término que se traduce como pan vienés. Conocida en los países de habla hispana como facturas, la pastelería danesa se llama facturas.

Se creía que procedía de Dinamarca y su popularidad llegaba a los países vecinos de la región escandinava. Cada país hizo su versión de este popular pastel.

Un pastel danés se elabora con los ingredientes habituales de un pastel como huevos, leche, levadura y harina. La cantidad de mantequilla es mayor a la habitual para darle ese sabor extra a la masa. Una vez hecha la masa, se extiende finamente. La mantequilla derretida se extiende sobre la masa fina y se dobla en muchas capas. Este proceso se realiza para facilitar el uso posterior de la masa. Sin embargo, se repite para obtener una masa hojaldrada y esponjosa. Se esparce más mantequilla para darle sabor. En cuanto a la forma de la masa, la pastelería danesa común tiene un círculo en el medio para mantener las coberturas en su lugar. Otros panaderos hacen la masa en espirales o en forma de ocho para variar.

Agregar al sabor de la pastelería danesa es su cobertura. Se puede agregar una amplia selección de ingredientes para hacer que estas delicias sean más sabrosas. Los aderezos comunes incluyen adiciones dulces como chocolate, natillas y glaseado. También hay coberturas que vienen con un toque picante, como frutas o mermelada. Para un sabor más cremoso, algunos prefieren el queso crema.

Por supuesto, por mucho que a cualquiera le guste tener Danish Pastry, la dulzura y el contenido calórico que ofrece esta pastelería es un problema. Para opciones más saludables, las panaderías especializadas, como la panadería apta para diabéticos, utilizan alternativas en sus ingredientes. En lugar de usar harina común, usan la versión más nutritiva que es la harina de trigo integral. Cuando se trata de edulcorantes, los azúcares comunes solo cargan las calorías, por lo que usan edulcorantes alternativos como el xilitol.

Estas opciones brindan una forma saludable de disfrutar la pastelería danesa. Las personas conscientes de la salud, así como los diabéticos, ahora pueden comer pasteles daneses sin sentirse culpables cuando visitan la panadería apta para diabéticos.

¡Para su disfrute de la panadería apta para diabéticos!

Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *